Isco Alarcón dejará de ser jugador del Real Madrid el próximo 30 de junio tras nueve temporadas en el club. A sus 30 años, el malagueño quiere quedarse en LaLiga, pero su alto sueldo complica sus deseos. 

Su objetivo sería el de tener una ficha parecida a la que tenía en el Bernabéu, donde cobraba casi siete millones netos por temporada. Esta cantidad dificulta mucho su continuidad en la liga española, ya que ningún club estaría dispuesto a ofrecerle tal cantidad. 

Preguntan por él

Jorge Mendes, representante de Isco, le busca equipo, y clubes como Sevilla, Betis, Roma e incluso Valencia se han interesado por él. Su futuro sigue siendo incierto, pero todo apunta a que si quiere seguir en LaLiga, deberá bajarse el sueldo