Impactantes fueron este domingo las imágenes de Lewis Hamilton durante el Gran Premio de Azerbaiyán de Fórmula 1. El piloto británico acabó la prueba con dificultades para andar y con un fuerte dolor de espalda debido al ‘efecto rebote’ en su Mercedes.

Hamilton realizó una gran carrera en la capital azerí, pero esta puede acabar saliéndole muy cara. El de Stevenage logró un gran cuarto puesto, minimizando errores y con un buen ritmo, pero salió de Bakú muy tocado físicamente: "Me está matando la espalda", decía.

Sin embargo pese a las quejas por radio a su ingeniero de pista, las imágenes más impactantes del heptacampeón del mundo fueron al bajar de su monoplaza. Hamilton tuvo problemas para sortear el halo y salir del coche, mientras cojeaba aparentemente por el 'pit lane' hasta el box de su equipo.

En este sentido ha sido Toto Wolff, jefe de Mercedes, el que hecho saltar todas la alarmas: "Lewis Hamilton podría perderse el Gran Premio de Canadá a causa de los dolores en la espalda".

"Tenemos que encontrar una solución. Hamilton ha sido quien más lo ha sufrido, más allá de lo normal, pero por lo que he escuchado en el paddock, el problema es generalizado", señalaba Wolff. “El problema ya no es muscular, sino que concierne a la columna", continuaba visiblemente preocupado tras constatar un problema en su piloto del que, en parte, ha culpado también al español Fernando Alonso.

Si los problemas de Lewis Hamilton no mejoran su concurso en el Gran Premio de Canadá, que se disputa este fin de semana, será más que complicado. Toto Wolf lo sabe y por ello ya ha dejado claro que la única solución ahora es “tener preparado un piloto de reserva".