La salida de Fernando Alonso de Alpine prendió la llama y ha provocado un incendio sin precedentes en la escudería francesa. No obstante, conviene aclarar que la ‘guerra’ en esta ocasión poco tiene que ver con el piloto asturiano más allá de que su asiento haya quedado vacante a partir de 2023 una vez comunicada su marcha del equipo.

El problema importante surgió cuando los de Enstone anunciaron, apenas unos minutos después de conocerse que Fernando Alonso pilotaría para Aston Martin, que Oscar Piastri sería el compañero de Esteban Ocon en Alpine. Algo que el australiano negó casi de inmediato.

Y ahí comenzó una nueva batalla para Alpine que considera que tiene suficientes argumentos para contar con Piastri según el contrato firmado con el piloto australiano. Algo que, sin embargo, va camino de acabar en los tribunales.

"Al 90%, iremos al Tribunal Superior", aseguró Otmar Szafnauer, jefe de equipo, en declaraciones que publica la agencia británica Reuters. "Si la Oficina de Reconocimiento de Contratos dice 'su licencia sólo es válida en Alpine' y él dice 'genial, pero nunca conduciré para ellos, estaré fuera un año', entonces hay que acudir al Tribunal Superior para obtener una indemnización", insistió.

"No nos hemos sentado para ver todo lo que nos hemos gastado en él. Tendremos que hacerlo si vamos al Tribual Superior", agregó Szafnauer, consciente de que Oscar Piastri muy probablemente acabará corriendo en McLaren la próxima temporada. 

Oscar Piastri ha dejado descolocado a Alpine. Alpine F1 Team

Incógnitas en el contrato

Y es que la cuestión contractual sigue teniendo muchos lados oscuros y por aclarar entre ambas partes. Así, según ha publicado el portal web 'RacingNews365.com', Piastri nunca habría firmado un contrato con Alpine para correr en Fórmula 1. Motivo que explica que Piastri desmintiese el anuncio de la escudería francesa pues sería libre para firmar con cualquier otro equipo para correr en el 'gran circo' a partir de 2023.

Y mientras todo esto sucede, Fernando Alonso continúa de vacaciones presumiendo de nuevo vehículo, ajeno a una polémica que él inició pero en la que ya nada tiene que ver.