De las tres salidas oficiales (Hanlan, Tobey y Labeyrie) ninguna ha llegado de momento en la posición de base, pero curiosamente es en la que más incertidumbre hay al margen del hecho seguro de que el Valencia Basket busca un base titular, con Chris Jones y Will Cummings como dos grandes candidatos.

Pero al margen de este fichaje clave para el proyecto de Mumbrú, queda por definir la situación de Van Rossom después de que Hermannsson sepa ya que el club no ejecutará su prórroga de un año, a la espera de su recuperación y de un posible nuevo acuerdo futuro.

Una situación a la que se refirió ayer Enric Carbonell en una entrevista al programa ‘Super Basket’, presentado por Juanma Romero en Levante TV.

«Estas decisiones son complejas por las connotaciones que tienen a nivel deportivo y presupuestario, pero también a nivel sentimental y de grupo. En el caso de Sam queremos que siga con nosotros, pero tenemos que hablar, ver qué quiere él y qué queremos nosotros y a ver si llegamos a un acuerdo. Martin es diferente, tiene un +1, hay una opción de corte y ha habido la desgracia de la lesión, estamos hablando con el jugador para tratar de llegar a un acuerdo».

Ninguna duda tuvieron con Klemen Prepelic y con el papel que desempeñará L’Alqueria del Basket en el futuro. «Klemen este año ha sido nuestro jugador más determinante, con más puntos y era un jugador con el que queríamos contar un año más. La Euroliga casi que nos obliga a una plantilla más larga que la de Eurocup. Por suerte tenemos jugadores que se pueden incorporar a varios perfiles», al margen de los canteranos que llegan de L’Alqueria. «No hay que obligar a que estén, sino dejar que estén los que puedan ayudar y sean buenos. Según los jugadores que vengan, veremos, pero L’Alqueria va a estar presente en los primeros equipos en los próximos años», señaló Carbonell.

Apuesta por Álex Mumbrú

El director general del club también quiso explicar la apuesta del club por Álex Mumbrú. «Lo que hemos valorado es que es un entrenador de club, con ganas de crecer, con mucha ambición y capacidad, quiere unirse a un proyecto en crecimiento y en construcción. Es el que reúne más estas características y estamos muy contentos de estar con él. No tenemos ninguna duda respecto a su nivel, seguro que es un entrenador de primer nivel y lo va a hacer muy bien con el Valencia Basket. No tenemos que tener miedo a reinventarnos, para un proyecto de futuro tiene sentido esta estabilidad y crecer juntos y para ello, consideramos adecuado un contrato por tres años».

De las reuniones con Pedro Martínez, explicó que «hemos hablado con otro entrenadores, Pedro Martínez es uno de ellos pero otros no han salido en prensa. El cargo de entrenador es muy importante, tenemos que hablar, conocerlos, ellos nos tienen que conocer y saber qué nos gusta, pues es una la elección. Además, quiso añadir que «la apuesta del club es Álex Mumbrú, la de Chechu Mulero y la de Enric Carbonell».

Sobre la salida de Joan Peñarroya tras esperar hasta final de temporada, añadió que «decepcionado no estoy, cada uno es lícito de tomar sus decisiones, yo estoy tranquilo de lo que hizo el club, ofrecimos esa oferta. Es lícito que Joan haya preferido otros proyectos, pero el Valencia Basket está tranquilo con lo que ha hecho».

De la vuelta a la Euroliga, destaca que «es un reconocimiento al trabajo del club en los últimos años y a aquello que viene con la gran apuesta de Juan Roig por el Arena. A cualquier enamorado del baloncesto, ver cada semana equipos del mejor nivel, nos tiene que ilusionar. Ningún equipo tiene dudas de que el Valencia Basket ha hecho méritos para ser equipo de Euroliga. Más allá de los resultados deportivos, tenemos la Alqueria y el Arena, vamos camino de ser un club sólido y sostenible de primer nivel y en eso tenemos que seguir trabajando».

Además, la próxima temporada también hay opciones de jugar la Euroliga Femenina. «Todavía estamos a la espera, en el Femenino depende de FIBA y en estos momentos, España tiene tres plazas y una directa para Salamanca. La del medio depende de los años, de las renuncias. El año pasado fue directa y este año aún estamos a la espera de cómo será».

Pase lo que pasé se mantiene la apuesta por Rubén Burgos y por el baloncesto femenino, con una plantilla con nueve profesionales y muchas jóvenes promesas.

Objetivo prioritario del club

Además, Carbonell admite que es un objetivo prioritario volver a llenar La Fonteta. «Es una prioridad dentro del club, hay factores externos y otros internos y hay que trabajar para ver la próxima temporada la caldera taronja desde el principio. El objetivo es que la afición esté con el equipo y La Fonteta esté llena», concluyó.