Es momento de trabajar en el proyecto del 2022-23. Sin embargo, el futuro de Saúl y Morata condiciona la planificación del Atlético de Madrid para la próxima temporada. La diferencia entre contar o no con ellos en la plantilla altera todos los planes que pueda hacer la dirección deportiva. El escenario ideal para el Atleti sería no tener que reincorporarlos. 70 millones de euros en la caja y dos salarios elevadísimos ahorrados es la gran diferencia de contar o no con estos dos jugadores, ¿qué pasará con ellos? En ese caso de darles salida, lo que tiene claro la dirección deportiva del conjunto madrileño iría a por un delantero centro que pueda marcar las diferencias: el uruguayo del Benfica Darwin Núñez es uno de los objetivos, pero hay muchos más, sobre todo, se sigue con mucha atención el futuro de Lukaku en el Chelsea. .

Saúl y Morata no entran en la planificación del próximo proyecto pero afectan económicamente. Chelsea y Juventus deben decidir si ejecutan las cláusulas de compra, cada una de 35 millones. La vuelta de Saúl parecía un hecho, pero el cambio de propiedad en el comnjunto inglés beneficia su continuidad mientras los italianos quieren quedarse con Morata, pero pretende rebajar su precio, algo que el Atlético no acepta. Con sus salidas, el Atleti no sólo ingresaría 70 millones, sino que se ahorraría dos salarios elevadísimos.

Cambio de rumbo para Saúl

Saúl Ñíguez apenas lleva ocho partidos en la Premier con el Chelsea. 341 minutos en los que no ha repartido ni una asistencia ni, por supuesto, ha marcado un solo gol. En la Champions tan sólo ha intervenido en cinco encuentros, y de manera residual. El 30 de mayo el Chelsea debe comunicar al Atlético si ejecuta o no la opción de 35 millones de euros que tiene firmada. En lógica todo debería hacer pensar que no será así, pero la situación peculiar en la que se encuentra el propietario del club inglés, Roman Abramovich, que está negociando la venta de sus acciones, podría beneficiar la permanencia del centrocampista español ante la posibilidad real de que no pueda reforzarse en verano con jugadores nuevos.

El Atlético está incluso por la opción de aceptar una segunda cesión de Saúl si eso le permite ahorrarse los siete millones de euros libres de impuestos que tiene firmados el futbolista alicantino por temporada. Un dineral que, en caso de tener que volver a asumir, obligaría a modificar la hoja de ruta de Andrea Berta.

Morata, ¿al Arsenal?

El caso de Álvaro Morata en la Juventus es muy diferente. El madrileño lleva ocho goles y cinco asistencias y el club italiano cuenta con él. El problema es que no quiere pagar los 35 millones de opción de compra tras haber desembolsado ya 20 por sus dos años de cesión. Los bianconneri pretenden rebajar la cláusula, algo a lo que no está dispuesto el Atlético, que ha recibido con agrado con los rumores llegados desde Inglaterra que apuntan a que el Arsenal podría pagar esa cantidad por el delantero internacional español. El Atlético no descarta el regreso de Morata a su plantilla si la Juventus no llega a los 35 millones que tiene firmados o si tampoco lo hace el Arsenal. El club considera al madrileño un jugador muy interesante para completar la delantera porque está convencido de que por esa cantidad de dinero no podrá encontrar a nadie en el mercado de su calidad. Por eso, aunque el escenario ideal es traspasar tanto a Morata como a Saúl, en el caso del punta no hay que olvidar la posibilidad de que compita con Cunha por la posición del 9 la próxima temporada.