El partido de verdad es el domingo pero no le va a venir mal esta victoria al equipo de Javi Gracia por mucho que resultara bastante más fácil de lo esperado. A priori todo era posible en vista de las sorpresas que se habían dado días atrás, por no hablar de Terrassa, y de la escasa confianza que inspira este Valencia CF, que sin embargo no dio esta vez opción al Yeclano y en diez minutos había disipado cualquier opción de sorpresa. Estas eliminatorias son así, ganar no cuenta porque es una obligación y perder supone hacer el ridículo, lógico cuando hablamos de diferencias abismales en cuanto a calidad y coste de los futbolistas.

Aunque lo que necesitan el Valencia CF y su recién ratificado entrenador es ganar con urgencia un partido en La Liga, cosa que no consiguen desde hace dos meses, cuando el equipo todavía miraba hacia Europa. En Pucela hay que esperar el mismo frío o más que en el altiplano murciano, pero todo lo demás no tendrá nada que ver con el rondo que por momentos vimos en Yecla, ni la tensión de un partido a cara de perro ni la resistencia que opondrá el rival, que se vio obligado por el Marbella a jugar una prórroga para seguir adelante en la Copa pero tendrá dos días más de recuperación. Ganar allí es fundamental para escapar del agujero negro y el choque no se puede afrontar con otra mentalidad que no sea esa. Y, por cierto, un día más y el Valencia, Peter Lim y Peter LimAnil Murthy.