Una tragedia. Sean Wainui, jugador de los Maori All Blacks, ha muerto este lunes en un accidente de coche, según ha confirmado la selección de rugby de Nueva Zelanda. El deportista, de sólo 25 años, se ha estrellado contra un árbol en la localidad de Omanawa, cerca de Tauranga, según ha informado la policía local. En el vehículo, solo viajaba él.

Wainui disputó 10 partidos con los All Blacks y participó en 44 encuentros en el Super Rugby, el campeonato más prestigioso de todo el hemisferio sur, con los Chiefs y los Crusaders. También rompió el récord de número de intentos en un partido, con cinco, contra los Waratahs este año. Esto fue antes de fichar por el equipo provincial Bay of Plenty.

"Fue un miembro muy importante de los equipos en los que ha jugado y se echará de menos su presencia", han coincidido en valorar tanto los Maori All Blacks, como los Chiefs y su exentrenador en el Bay of Plenty, Clayton McMillan. "Será recordado por ser un apasionado, muy trabajador y orgulloso Maori, pero principalmente por ser un excepcional padre y marido", ha añadido McMillan.

Sean Wainui conmociona en el mundo del rugby

"Sabemos que la muerte de Sean será sentida profundamente por todo el mundo del rugby, especialmente por sus compañeros de Bay of Plenty y Chiefs y compartimos su dolor y shock", afirma el CEO de la selección de Nueva Zelanda, Mark Robinson. Robinson ha pedido a los medios de comunicación dar tiempo a la familia para "llorar su pérdida y reflexionar sobre una vida que se ha terminado mucho antes de lo que debería". DEP