José Bordalás no da importancia al sistema táctico. No cree que haya tanta diferencia entre su clásico 4-4-2 y las variantes del 4-1-4-1 con trivote que ha utilizado en los tres últimos partidos de LaLiga contra el Villarreal, Atlético de Madrid y Real Sociedad. El técnico está muy satisfecho con el dibujo de tres mediocentros porque ha devuelto el equilibrio al equipo. Sin embargo, no descarta volver al 4-4-2 habitual desde la pretemporada. De hecho, es un esquema que sigue muy vivo en el trabajo diario de la ciudad deportiva de Paterna. Bordalás tiene que decidir. Aunque lo verdaderamente importante para el entrenador es la actitud y la intensidad de sus jugadores.

La consigna del míster que ya ha hecho suya el vestuario es clara: no hay sistema bueno si no se "corre". Así lo reconocía recientemente Hugo Guillamón en su entrevista a SUPER. "No creo que sea tan decisivo el sistema, sino la actitud de nosotros del equipo y los jugadores. Es verdad que ha cambiado el sistema, pero los que salimos a jugar somos nosotros once y tenemos que salir siempre para ganar". El de l’Eliana vuelve de la sanción directo al once titular.  

Una de las obsesiones de Bordalás y toda la plantilla es dejar la portería a cero como en San Sebastián. El técnico repetirá la línea de cuatro en defensa con Foulquier, Alderete, Diakhaby y Gayà. Son intocables también Wass, Carlos Soler y Guedes. Bordalás puede recuperar para la causa a Maxi. Si el uruguayo entra finalmente en el equipo, Hélder Costa o Hugo Duro podrían caerse del once.