Ser padres en el fútbol de élite no es tan sencillo como puede parecer desde fuera. En este reportaje de RTVE explican el padre del jugador del Valencia CF, Carlos Soler, y la madre del jugador del Villarreal, Pau Torres, cómo viven cada partido de sus hijos y también cómo ha sido el camino para llegar a ser futbolistas profesionales.

Son muchas las sensaciones que experimentan los aficionados al fútbol, emociones que se incrementan cuando el protagonista es tu hijo. Antonio Soler confiesa que vive muy tranquilo los partidos del Valencia CF: "El más nervioso que ha visto fue la final de la Copa del Rey, el resto de partidos estoy más tranquilo. Es mi mujer la que los sufre más". Algo que también le sucede a Luisa Torres: "a medida que lo vas viendo a él cómo está tranquilo en el campo te va dando una sensación de paz pero hasta el final del partido, esos nervios se tienen".

Desde que empiezan en las categorías inferiores el sacrificio de jugador y familia es constante, sin olvidar que para llegar a la cima no siempre el camino es fácil. En ese sentido, la madre de Pau Torres cuenta cómo vivió el momento de la lesión de su hijo de tibia y peroné: "tuvo que estar dos días hospitalizado. Le ves sentado en la silla de ruedas en la puerta del vestuario para darles ánimos a todos sus compañeros y él en una silla de ruedas es duro. Fueron ocho meses muy duros".

"Disfrutar de que uno de nuestros hijos está haciendo lo que realmente le gusta. Hay que aprovechar el momento y las circunstancias que le tocan a cada uno", aconseja el padre de Carlos Soler.