Este jueves tendrá lugar en uno de los palcos de Mestalla una de las Juntas Generales de Accionistas más polémicas de la historia del Valencia CF. Será la primera en la que los accionistas que posean menos de 3.598 acciones tendrán vetado el acceso, por lo que la presencia del pequeño accionista ha quedado muy diluida. La decisión de Meriton de poner el corte en esta cifra fue muy controvertida y el colectivo Libertad VCF la llevó a los tribunales, a los que pidieron una cautelar que anulase esta decisión para permitir que aquellos que tuvieran más de 9 títulos pudiesen seguir acudiendo. El juez no la concedió y el ambiente se caldeó con un primer comunicado de Libertad al que durante la mañana de ayer replicaron los dirigentes del Valencia CF a través de la web oficial del club. 

Libertad explicó en una nota publicada en sus redes sociales que respetaban la decisión judicial aunque no compartían la decisión. El colectivo explicó que la ley de sociedades de capital explica que se entiende que el acuerdo se impone de forma abusiva cuando «sin responder a una necesidad razonable de la sociedad, se adopta por la mayoría en interés propio y en detrimento injustificado de los demás socios» y que por ese motivo seguirían defendiendo en el juicio del próximo mes de marzo que el número de acciones para acceder a la junta sigue siendo 9. Además, explicaron que no entienden la denegación de medidas cautelares porque en esta Junta se va a tratar un tema trascendental para la sociedad como la ampliación de capital. 

Pero la parte más polémica llegó en el último párrafo, en el que Libertad señaló que «los abogados del Valencia y de Meriton ofrecieron el pago de una ‘caución indemnizatoria de 100.000 euros de las arcas del club como alternativa a la aceptación de las medidas cautelares solicitadas», es decir, que el club ofreció dicha cantidad para que en caso de darle la razón a Libertad VCF pudiesen seguir celebrando la junta excluyendo a los accionistas con menos de 3.598 acciones.

El club, por su parte, contestó con un comunicado durante el día de ayer tildando de «mentiras» las afirmaciones de Libertad VCF y que sus abogados «solicitaron al juez la caución que debía imponerse a la asociación Libertad VCF como garantía del perjuicio que podía ocasionarse por aplazar la Junta General de Accionistas» y que es una «falsedad y aberración jurídica» afirmar que el Valencia CF «fuera a depositar 100.000 euros de sus arcas para evitar que los accionistas pudieran acceder a la Junta. Esto directamente no es una opción que la Ley reconozca. Dicha afirmación podría dar a entender que una decisión judicial puede ser modificada aportando una cantidad de dinero», rezaba el comunicado, que concluía denunciando que los medios de comunicación «den pábulo a estas falsedades». 

La Junta no ha empezado, pero el ambiente ya está muy caldeado. Precisamente el jueves se verán las caras los protagonistas de este último intercambio de golpes, ya que Libertad VCF ha logrado una significativa delegación de acciones para poder acceder a la Junta. También habrá otras personas que han conseguid una delegación superior al límite marcado por Meriton. La ‘guerra’ esta servida.