Yunus Musah volvió a ser importante para su selección. Estados Unidos venció 1-0 ante Irán y selló su quinta clasificación -la tercera vez consecutiva en los Mundiales- para los octavos de final de la Copa del Mundo; el combinado de las barras y las estrellas avanzó en 2002 hasta los cuartos de final, cuando fue eliminada por Alemania, siendo esta su mejor participación en este torneo.

El valencianista completó un gran partido ante Irán. Debía ganar Estados Unidos ante una Irán a la que valía el empate y así lo hizo: EEUU pasa como segunda y se medirá a Países Bajos en los octavos de final del Mundial.

El partido de Yunus fue de nuevo notable; ya rindió anteriormente en las jornadas previas contra Gales e Inglaterra. Incisivo por la banda derecha, intentó anotar gol -no fue posible- varias ocasiones.

Pero además de su precisión en el pase, con un 90 por ciento de acierto, Yunus acaparó los focos por su participación en ataque, con una volea o una falta desde la frontal que se marchó por arriba, y el futbolista se mostró implicado en defensa, destacando por sus recuperaciones de balón y por su rápido repliegue defensivo.