31 de marzo de 2021
31.03.2021
Superdeporte
01/04/2021

A Javi Gracia se le ha visto el plumero

Ahora que le interesa seguir, lanza mensajes positivos, pero en noviembre y diciembre el Valencia CF también tenía que ganar...

31.03.2021 | 15:41
A Javi Gracia se le ha visto el plumero

Hubo un tiempo en que no se podía decir a Javi Gracia que ya estaba bien de que cada vez que hablaba en rueda de prensa dejara un palo al club porque le engañaron en el merado de fichajes. No podías decir que repetir casi cansinamente ese discurso, aunque cierto, no era lo más adecuado para un equipo joven y nuevo al que le costaba ganar partidos. Quiero decir que no podías decir eso sin ser criticado. Si le decías al entrenador que se dedicara a entrenar lo que tenía y olvidara el mercado de verano eras malo. Algunos hasta enarbolaban la bandera de la libertad de expresión diciendo que no se puede criticar a alguien por decir su verdad, pero al tiempo te criticaban por decir la tuya. Pobre libertad de expresión que la utilizan para todo y hasta se aprovechan manifestaciones supuestamente en su favor para atacar a periódicos y periodistas.

Pero volvamos al tema. El entrenador del Valencia CF tenía razón en decir que se sentía engañado pero la perdió cuando lo dijo cada vez que tenía un micrófono delante y sobre todo, la perdió cuando lo dijo cada vez que hablaba en la rueda de prensa previa a un partido. Manda narices que sea un periodista quien le diga a un entrenador qué debe decir, o mejor dicho, qué no debe decir, pero lo hice porque tenía una cosa clara: hubo muchas ruedas de prensa en las que Javi Gracia se equivocó. Su equipo necesitaba mensajes de refuerzo interno y calma, y sobre todo, que su entrenador, y en teoría líder, rompiera con el pasado inmediato para pensar en el presente porque el fútbol es eso, un presente rabioso. Gracia ha cambiado su discurso de forma radical. Tanto, que hasta siento vergüenza ajena escucharle decir "siempre me he sentido muy respetado, muy valorado y muy querido en mi día a día, que es lo que a mí realmente me hace feliz". Ya digo que el cambio es tan radical, que me permito pensar mal.

Cuando Javi Gracia lanzaba un discurso de guerra y al equipo le convenía otra cosa él venía de presentar la dimisión y que el Valencia CF no se la aceptara. El equipo necesitaba ganar pero tal vez prefería que el mundo supiera su situación y tensaba la cuerda cada vez que tenía ocasión porque en ese momento le convenía más que tratar de generar el contexto ideal para su equipo. ¿Forzaba para que se aceptara su dimisión porque lo priorizaba sobre la victoria? Y de repente Javi Gracia quiere seguir y ya no tensa nada. No se siente decepcionado ni engañado y lanza los mensajes que no lanzó en noviembre, diciembre o enero. Es curioso, ahora le interesa generar buen ambiente porque la única posibilidad que tiene de que el Valencia CF no rompa el contrato es que el equipo gane. Pues mira Javi, si no me gustó lo de antes, esto me gusta menos. Define a tu asesor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook