Manu Vallejo sigue sin encontrar protagonismo en LaLiga. No lo tuvo en el Valencia CF, donde se convirtió en un revulsivo útil, pero no terminaba de convencer a sus entrenadores después de llegar del Cádiz como una apuesta de futuro por 5,5 millones.

Tras tres años sin fortuna en Mestalla, probó media temporada como cedido en el Alavés, donde tampoco destacó. Con la carta de libertad, el Girona le ofreció la oportunidad de seguir en la máxima categoría. De nuevo no ha contado para el cuerpo técnico y sus minutos fueron de más a menos, disputando su último partido liguero en noviembre.

Nunca le han faltado ofertas a Manu Vallejo, aunque generalmente eran de Segunda. De hecho, ahora se especula con que el atacante estaría meditando las ofertas de Zaragoza y Oviedo. Ambos históricos se encuentran en la zona media-baja de la tabla y necesitan revulsivos para no pasar apuros en la segunda vuelta del campeonato.