Hugo Duro tiene sitio en el once titular del domingo. Y no soy el único que lo piensa. Jugando en la banda izquierda o como delantero al lado de Guedes. Encaja en cualquier lado. Y más en un partido de la exigencia física del Camp Nou. El madrileño tiene más ritmo de competición que Cheryshev (lesionado desde el 12 de septiembre) para jugar por fuera y de momento ha demostrado tener más gol que Maxi Gómez y Marcos André. Hugo lleva dos en su cuenta particular. Uno al Madrid y otro al Sevilla. Conclusión: se crece contra los grandes. Lástima que no marcara el mano a mano de Cádiz. No estuvo acertado en la definición, pero supo generar el espacio para crearse una ocasión. Siempre suma. El Barça le viene bien. Hasta la fecha es una pieza importante para Bordalás. Ha disputado los cinco partidos en los que estuvo disponible y ha sido titular en cuatro. Porque es uno de los jugadores que ha sabido aprovechar sus oportunidades y, ojo, que Bordalás ya le enseñó el camino a la plantilla con la continuidad de Mamardashvili. Meritocracia se llama. Por cierto, Hugo ha jugado varios partidos con molestias en la rodilla. De compromiso va sobrado. El parón le ha venido bien. Está a tope. Sea titular o no en el Camp Nou, se lo merece.