El Atlético ha conseguido convencer a Wass, un jugador que tenía claro que quería marcharse a Dinamarca de vuelta o a la Ligue 1, de seguir en España. Es el campeón de LaLiga y es lógico, pero entristece que un futbolista, y además no de un nivel sobresaliente, no quiera seguir en Mestalla como titular indiscutible y siendo el jugador que más minutos tiene con Bordalás. Prefiere irse al Wanda donde debería acoplarse a la idea Simeone y empezar de cero. Y mientras se deshoja la margarita con Wass, el VCF pelea por un central y por un medio, que serían dos si se marcha el danés. No será fácil. Más allá de Copa África, el problema está en ver lo que cuesta darle al técnico lo que necesita. De fondo la Copa con bajas, con algunos futbolistas fuera por covid y mucho más importante de lo que parece. Porque más allá de todo el lío con los fichajes y la tardanza en darle al entrenador lo que pide, en lo deportivo el Valencia sigue vivo en Copa y no tan lejos de Europa.