Cristiano Ronaldo es, en pleno mes de noviembre, agente libre. Su contrato con el Manchester United ha sido rescindido tras meses de fuertes discrepancias entre el jugador y numerosos pesos pesados del club como el entrenador, Erik Ten Hag. Ahora debe buscar equipo mientras afronta el Mundial de Catar con Portugal.

En verano su objetivo era marcharse a un equipo que le permitiese jugar la Champions, una competición en la que llevaba casi dos décadas participando en cada edición. Pero ni los red devils facilitaron su salida ni ningún club europeo apostó lo suficientemente fuerte por él para obtener su fichaje.

Cristiano Ronaldo, rumbo al Al-Nassr de Arabia Saudí

La vía europea parece ya descartada por un triple motivo: el jugador ya no es el que fue, su comportamiento en Mánchester ha dejado mucho que desear y las ofertas del continente asiático son más suculentas en lo económico. El fútbol saudí ya intentó llevarse sin éxito a Cristiano en verano pero ahora tiene todas las papeletas para lograr el fichaje.

En este sentido es el Al-Nassr el club que se ha colocado en la pole, mejorando su oferta. Es una de las mayores potencias del país en lo deportivo y económicamente es inigualable la propuesta que ha trasladado al luso. Parece cuestión de tiempo que se confirme el movimiento.