La consigna de Monchi en este mercado de fichajes es muy clara: primero las salidas y después las llegadas. La venta de Diego Carlos ya ha dejado unos 35 millones en la caja y la de Koundé también va a ser importante. Sin embargo, la llave del Sevilla pasa por liberar fichas en ataque.

El equipo de Julen Lopetegui no ha brillado esta temporada a nivel ofensivo a pesar de los fichajes de Rafa Mir en verano y el Tecatito Corona en invierno. El gol se ha resistido en partidos importantes, especialmente en las competiciones europeas. La eliminación en la fase de grupos de la Champions y en octavos de la Europa League obligan a reaccionar.

Todo pasa por la salida de Luuk de Jong

Luuk De Jong se ha despedido del Barça Biel Aliño

Ya se quedó sin hueco el año pasado y la solución fue cederlo al Barça a última hora. Luuk de Jong ya se ha despedido del equipo culé y vuelve a ser sevillista, lo cual es un problema para Monchi. Los menos de 1.000 minutos que ha disputado vestido de azulgrana le restan valor y solo le queda un año de contrato en Nervión.

Tasado en cuatro millones por Transfermarkt, el gran impedimento es su altísima ficha. Ahora la obligación de Monchi es colocarlo para hacer hueco a otros hombres en la delantera. Los fichajes de Gio Simeone y Eldor Shomurodov no serán posibles mientras De Jong siga siendo sevillista.